Energía para el buche

Mañana hay examen, lo mejor será acudir con la barriga bien llena para que no ruja en medio del silencio de la sala (en la víspera se llenará más para tal caso).
La verdura y el queso son mis preferidos para estar pletórica de energía y he decidido poner algo de esmero en el almuerzo de hoy. Así, ambos ingredientes inauguran la pestaña de cocina. Dos manjares: tiras de queso empanado y cuscús verdulero.
El queso. En el frigo había unos trocicos cortados de queso semicurado de sobra de la cena de ayer. Empanado para acompañar y decorar la ensalada es un 'bocata di cardinale'. Me gusta pasarlo doble; huevo-pan-huevo-pan. No sé si es dato verídico, pero se me antoja que de este modo se refuerza más la pieza y el queso no dice de salirse tan fácilmente, que alguna vez que otra el aceite caliente se queda con toda la sustancia y uno se come la corteza hueca con resignación.




































¡Dos yemas! ¡Bien!
Y hablando de huevos. He estrenado la cesta de gallina que me han regalado. Mi intención es almacenar en ella los hilos gordos,  pero le he metido los huevos (¿se lee raro, no?) para que tenga al menos un uso del preconcebido para ella.




















El cuscús. Pimientos tricolor (verde, rojo y amarillo), un par de calabacines medianos, una berenjena,una bandeja de champiñones (algo menos para no saturar, el resto los hemos salteado con ajos y vino blanco), todo cortado en dados y sofrito al canto. Salpimentado al gusto, chorreón de vino, hierbas aromáticas variadas, algo de caldo de verduras para potenciar sabor y darle cuerpo. Si es del gusto, añadir cayena -sin olvidarse de sacarla antes de mezclar con la sémola que sería como buscar una aguja en un pajar. Si no se encuentra, ya aparecerá ya... convirtiendo al hallador en malabarista de fuegos del medievo y buscando algún poseedor de almorranas (risa que rememora momento).
Un vaso de sémola, mezclar y...hay comida para varios días, creo.


CONVERSACIÓN

0 comentarios:

Publicar un comentario