De carne y hueso

Ayer por la tarde, delante nuestro en una hamaca de abre y cierra, esperando que pasaran algunas procesiones, había una señora muy dispuesta de buena melena permanentada y hermosos ojos pintados que me hizo pensar que podría ser la vivica representación de la vecina. La señora estaba muy compulgía al paso del paso (valga la rebuznancia). "ay señor, que no puede ser...que ya nos has dejao otra vez" (¿pero señora, usted no se sabe el final? ¿Pa qué se pega usted el mal rato?).
Pues eso, fue representarla en la realidad y tomar muchas ganas de darle una buena avanzadilla a la vecina.
Han quedado cosidas las partes frontales.





















Los botones casi siempre me suponen incidente. No falla, cuchi usted. Algún día querré el dedo gordo calloso, quemaré y pincharé como hacen las buenas costureras. De momento habrá que sangrar y chupar. Mientras tanto, que sea como un rito espiritual de alianza con el personaje.





















Cosida enfrentando del revés. Dada la vuelta (sin tijeras de punta, recordad) planchada y requeteplanchada. Y tan requetepanchada, que le he quemao las pestañas y se han quedao un poco ondulaicas, jaja, Pero quedan bellas.





















Rellenar sin olvidar colocar bien las piernecillas. Yo lo he olvidao y las patitas de pollo han quedado bastante ladeadas, pero pienso que resultan graciosas. Ahora veis.






































Bueno, se quedará así hasta mañana. Con algo de silicona iré conformando el melenón rulo por rulo.
Le he pillao algunos con alfileres para hacerme una idea de cuál será el resultado cuando se los ponga.



¡Hasta mañana!

7 comentarios del blog uno.

CONVERSACIÓN

0 comentarios:

Publicar un comentario