Melenusco y fin

Este último paso ya era echarle paciencia y organización. Paciencia con el manejo de la cola (bueno es volver a recurrir al paréntesis para justificar que no hay mala intención en la frase) y organización con la disposición de un rulo para acá y el otro para allá para redondear la melena.





















Ha habido sesión de peluquería, por hacer un rato el canelo principalmente, pero después he pensado que echarle un par de flusflís de laca iba a ser buena idea para fijar mejor la lana y que no se "espeleche" demasiado con los roces. Ha funcionado.






















Como buena vecina en su momento de andar por casa que se echa cualquier cosa en el bolsillo, está apañao el detalle de añadirle un par de miniaturas que había por ahí guardadas. Esos detalles son un pequeño colador y unas tijeras. También he aprovechado lo gracioso que es el mini-tubo pegamento que venía con las pestañas.





















Ha resultado muy agradable poder relatar y dejar constancia del paso a paso de esta manera, obligandome a tomar con calma las aficiones. ¿A lo mejor ha sido un poco pesado ver a la vecina tan seguido?

 26 comentarios del blog uno.

CONVERSACIÓN

0 comentarios:

Publicar un comentario